Culpa: ¿Por qué la sentimos y cómo ayuda la psicología?

La culpa es la emoción que más pesa sobre uno. Si no la eliminas, te corroe vivo.

-Stuart Neville

Infografías emociones

Es natural que sintamos culpa al hacer algo malo,  pues es un puente para conectarnos con los demás y evaluar cuando nos equivocamos en el trato hacia los demás.

Sin embargo, la culpa es también una de las emociones más peligrosas, agresivas y dañinas que existen, si no la sentimos sólo cuando hacemos algo malo, puede ser la raíz de un sin fin de problemas, y llevar finalmente a depresión, sentimientos de impotencia, problemas psicosomáticos o situaciones más graves.

¿Por qué sentimos culpa?

La culpa es una emoción secundaria autoconsciente (ósea, que surge de un autoanálisis que hacemos de nosotros), es una sensación que combina la tristeza, decepción propia y ansias, que es provocada cuando percibimos que hemos roto alguna norma personal o social, sobre todo al causar daño a otros.

Su función es de conciencia moral, de pequeños, sirve para hacernos notar que nuestras acciones dañan a alguien más, es por eso que no es completamente negativa, ya que sirve para rectificar y reparar los daños causados por una conducta inadecuada.

La culpa es aprendida por medio de la sociedad, de manera que nos sentimos culpables de acuerdo a lo enseñado por nuestra cultura, crianza de nuestros padres, por lo que vemos y oímos, hay personas que aprenden a sentir más culpa que otras en las mismas situaciones, y hay personas que sienten poca culpa, incluso aunque hagan cosas “malas”.

¿Cuándo es peligrosa la culpa?

La culpa es peligrosa cuando la persona hace o deja de hacer cosas por el miedo a causar daño a otros, mientras se daña a sí misma comportándose así, está bien hacer cosas por los demás (si queremos), incluso si para eso tenemos que salir un poco de nuestro camino, pero dejar nuestra salud de lado para que los demás no sufran, es una forma en que la culpa nos puede lastimar, a corto y a largo plazo.

¿Cómo se aprende la culpa nociva?

Las personas que experimentan culpa excesiva, al grado que ésta les lastima o causa problemas psicológicos, pudieron estar con padres que fueron muy críticos u hostiles causando que una persona sienta culpa excesiva por las cosas que hace mal, o aunque no haya hecho nada, o que la tratan mal porque es “mala”.

También puede ocurrir que sientan que nadie los puede querer o que son defectuosas, de manera que viven culpándose por la tristeza o molestía de sus parejas, amigos o familiares, en este caso, la culpa es un esfuerzo por no perder a las personas cercanas, pues tienen miedo de que si ellas se van, nadie más los va a querer.

¿Cómo se trata la culpa nociva?

La terapia psicológica para corregir la culpa en niveles excesivos, consiste en un tratamiento centrado en notar los pensamientos que provocan culpa y buscar la lógica tras los mismos, para reducirlos y cambiarlos por unos más realistas.

Para cambiar las ideas, se buscan excepciones en el ambiente de la persona (ósea, pruebas de que no son culpables de todas las cosas malas que pasan, y que también pueden generar cosas buenas en su vida).

Un pensamiento común, es una distorsión cognitiva llamada personalización; esta es una idea de que “todo lo malo que pasa es porque yo lo cause, o porque alguien quiere lastimarme/todo lo que pasa es para causarme molestia/tristeza, etc.”. Esta idea no es lógica, porque las cosas pasan independientemente de nosotros en la mayoría de los casos, y pensar que las cosas pasan para molestarnos, sólo nos causará molestia o tristeza, en muchos casos, innecesaria.

Más sobre la personalización aquí: Realidad distorsionada: La personalización.

En el tratamiento además se entrenan conductas de asertividad para que la persona pueda defender sus derechos ante los demás, sin caer en culpas o manipulaciones que pueden ser causadas por la misma culpa y por otras personas; la asertividad es la habilidad para proteger nuestros derechos ante los demás, una persona asertiva, trata a los demás justamente, sin sacrificar su bienestar.

boletin-entrada-550-49
El entrenamiento en asertividad es un paso importante para aliviar la culpa, sin importar cuánta culpa sintamos, no es conveniente hacer cosas que no queramos, la culpa puede causar que sintamos esa necesidad.

Al entrenar a las personas en asertividad, pueden decir no a las cosas que no quieren hacer, a pesar de la culpa, de chantajes, de amenazas, es un método para liberarse de toda petición de otra persona que violenta la libertad del cliente, devolviéndole la capacidad de elegir lo que le hace feliz, sin culpas, caprichos o manipulaciones de otros.

Existen algunos casos donde la culpa está muy marcada en las personas y es necesario sanar las heridas de la niñez de la persona que acude a la intervención, esto se hace por medio de técnicas como imaginación guiada, donde se vive un episodio de imaginación recreando el pasado y así “cerrar” la situación que ya pasó en el presente, esto es un proceso muy cargado de emociones, pero que mejora mucho la calidad de vida de la persona.

Finalmente, si llegaste aquí porque sientes mucha culpa, y esto te hace infeliz, te causa problemas o frustración, lo más importante es que sepas que la felicidad de otros no es tu responsabilidad, cada quien es responsable de su propia felicidad, y nadie puede reclamarnos lo contrario.

Para concluir:

En este artículo, hablamos un poco de la culpa, sus bases y cómo puede ayudar la terapia, lo más importante es ayudar a las personas a que logren ver sus aspectos positivos, apreciar lo que hacen bien, usar la culpa como un medio para aprender para que no se vuelva un ancla en la vida, y aprender a defender sus derechos ante los demás, la culpa es una emoción fuerte, pero se puede vencer con las herramientas adecuadas.

Si quieres más información, o te interesa una intervención psicológica con este enfoque, te invito a hacer contacto conmigo aqui, también puedes ver los artículos sobre terapia individual que he publicado.

Si te interesan más artículos, te invito a suscribirte a mi página de Facebook para que te enteres de nuevas publicaciones, de consejos psicológicos para tu crecimiento, sobre terapia infantil y de parejas, y más.

Espero que te sirva la información, gracias por leer hasta aquí.

Publicado por Carlos Morales

Soy psicoterapeuta de enfoque clínico cognitivo conductual con 7 años de experiencia con niños, adultos y parejas. Escribo en esta página y en Facebook para explicar mejor sobre usos prácticos de la psicología, además de promocionar mis servicios por medio de la información, mi mayor interés es orientar de forma comprensible cómo sirve la psicología para derribar mitos y dar herramientas para mejorar la calidad de vida de las personas.

Un comentario en “Culpa: ¿Por qué la sentimos y cómo ayuda la psicología?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: