Cosas que dañan relaciones: Ignorar lo positivo.

Las suposiciones son las termitas de las relaciones.

– Henry Winkler.

people-2591187_1280

Siguiendo con el tema de las cosas que destruyen las relaciones sigue ahora el turno de ignorar lo positivo.

A veces las parejas simplemente tienen malentendidos que surgen de la falta de comunicación; una situación común es cuando la pareja hace una serie de acciones pero falta una parte de ellas.

Nosotros podemos llegar a pensar que la persona no está interesada por nosotros, que no nos quiere, o inclusive que nos quiere dañar, esto es sólo el inicio del problema, y si no actuamos, pueden surgir peleas y desacuerdos, hasta por situaciones simples.

¿Cuál es la fuente de esta situación?

Esto es causado por la distorsión cognitiva llamada minimizacion.

La minimización es una idea qué puede surgir en muchas situaciones y consiste principalmente en que cuando algo pasa, nos centramos en las cosas negativas e ignoramos las positivas, aún si el peso de las positivas es más grande que el de las negativas.

El problema real de la minimización no es sólo que disminuye lo que hace nuestra pareja por nosotros, porque al minimizar las acciones positivas de nuestra pareja, esta va a captar nuestra reacción cómo que no apreciamos lo que hace por nosotros, y su frustración puede causar que haya conflictos.

También nosotros nos podemos enojar pensando cosas negativas y causar peleas, o frustrarnos en silencio al no sentir comprensión de la otra persona.

Un ejemplo para dejar más claro.

Antes del ejemplo, hay cosas que hay que dejar claras, y que a veces ignoramos.

  • Nuestra pareja no “debe” saber qué necesitamos, si queremos algo, la mejor forma de obtenerlo es pedirlo.
korney-violin-54739-unsplash
Photo by Korney Violin on Unsplash
  • Si nuestras necesidades actuales no son cubiertas por nuestra pareja, lo único que significa es que (valga la redundancia) nuestras necesidades actuales no son cubiertas por nuestra pareja, cualquier otro significado (no le importa, no me quiere, quiere que me lastime), lo estamos creando nosotros, suponiendo.

Ahora el ejemplo:

Situación: Me encuentro lavando trastes, mis manos están enjabonadas, y mis mangas me molestan.

  1. Mi pareja me ve batallando.
  2. Le digo “¿me puedes ayudar con los trastes?”
  3. Se acerca a mí, lavando los trastes.
  4. Se me resbalan unos trastes.
  5. Me ayuda a levantar los trastes.
  6. Le llaman y va a contestar.
  7. Me enojo porque no me ayudó con las mangas.

Para el paso 7, me voy a enojar, como las emociones negativas nos ocurren por la forma en que percibimos la situación (si me valiera, no me sentiría mal, pero como me importa, le doy significados negativos, y por eso me enojo).

La razón por que me enojé, es porque pienso que no le interesa mi bienestar, porque no me ayudó con las mangas, es importante notar que:

  • Mi pregunta no fue clara, mi pareja no entendió qué me molestaba, y pudo pensar que mi problema eran los platos que se me iban a caer, al recogerlos, pensó que resolvió mi problema.
  • Había 3 cosas que podía hacer, e hizo 2.
    • Se acercó a ver en qué me ayudaba.
    • Recogió los trastes.
    • No me recogió las mangas (En su defensa, no le dije).
  • Si considero el punto anterior, puedo pensar diferente, pues mi pareja hizo la mayoría de las cosas que le pedí, y la otra no la hizo porque quizá no me entendió bien.
  • Interprete cosas negativas de mi pareja, en una situación donde hizo un esfuerzo por apoyarme.

Consejos para evitar este error.

1. Ser claro(a) con lo que pido a mi pareja.

future-1126760_1280

Si no digo que necesito a mi pareja y no me entiende, no es culpa de mi pareja, simplemente hay que tener en cuenta que no puede leer mi mente, y si espero que me comprenda aunque no diga cuál es mi problema, sólo voy  frustrarme, confundirle, y se originará una pelea donde ninguno de los dos va a ganar.

2. Contar.

La minimización sólo nos afecta si no contamos correctamente el número de cosas que pasaron, podemos pensar que nuestra pareja no está interesada en nosotros, o que no le importa, pero si contamos las cosas que hace, podemos al menos identificar si hay esfuerzo de su parte, si vemos sólo lo malo, será un conflicto seguro, ya sea peleando, o guardando frustraciones, que más tarde explotarán causando infelicidad a ambos.

Claro que se puede dar el caso que no veamos el esfuerzo, y para eso está el siguiente consejo.

3. Comunicación.

Hay formas de discutir en pareja que son sanas y ayudan a resolver los problemas bastante bien.

Si te interesa, pueder leer más sobre discusiones sanas de pareja en: 5 consejos para discusiones saludables en pareja

Si cuento las cosas que hizo mi pareja, y en realidad no se notó esfuerzo, de nada sirve reclamar por reclamar, es mejor idea comunicar que me siento triste/molesto(a) por lo que no hizo, y pedirle que lo trate de hacer en el futuro, tratando de siempre mencionar la emoción que sentimos, para facilitar la comprensión.

4. Reafirmar.

Una buena forma de comunicar con nuestra pareja que estamos felices es reafirmar sus acciones, por ejemplo, diciendo: “Me gusta mucho que hicieras esto”, “Gracias por considerarme tanto”, e incluso cuando se equivoque, frases como “Gracias yo sé que te estás esforzando” o “Me gusta que te esfuerces por hacerme feliz”.

El reconocimiento de las buenas acciones, ayuda a que se repitan en el futuro, y hace que las personas nos sintamos reconocidas y queridas en una relación.

Para concluir

Las suposiciones y malas observaciones, dañan relaciones, pon atención a las cosas buenas que hace tu pareja, y comunica aquellas en las que puede mejorar, no hay mejor remedio a los problemas de pareja, que una comunicación efectiva, que ataca los problemas antes de que crezcan, y que se basa en el reconocimiento de lo positivo.

En próximas publicaciones, se hablará de otras conductas que dañan relaciones y algunos consejos para evitarlas, si te interesa, te invito a seguirme en Facebook, donde se publica cada nuevo post, sobre psicología infantil, individual, de pareja y consejos para vivir con mejor salud mental.

Si te interesa más información o asesoría psicológica para entrenarte en formas mejores de afrontar problemas, te invito a la sección de contacto, donde puedes ver información para agendar cita con enfoque cognitivo conductual, que es el más eficaz para mejorar tu control de emociones y conductas, y te da herramientas para vivir mejor y ser tu propio(a) terapeuta.

Publicado por Carlos Morales

Soy psicoterapeuta de enfoque clínico cognitivo conductual con 7 años de experiencia con niños, adultos y parejas. Escribo en esta página y en Facebook para explicar mejor sobre usos prácticos de la psicología, además de promocionar mis servicios por medio de la información, mi mayor interés es orientar de forma comprensible cómo sirve la psicología para derribar mitos y dar herramientas para mejorar la calidad de vida de las personas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: